Manual del Buen Tirano

Nacionalismo, el caríz de su pelaje.

leave a comment »

Este breve analisis está enfocado al nacionalista clásico. El de toda la vida, vamos.

El nacionalista clásico aprende lo justo de la cultura y modo de vida en [Cataluña/Vascongadas/Galicia/Arán/Canarias/…] y utiliza su supuesta nacionalidad y su herencia cultural como escudo para protegerse a sí mismo de sus inseguridades personales. Se suelen inclinar hacia teorías  políticas, históricas y sociales que les hacen sentirse mejor consigo mismos o, hacerles sentir que son parte individual de una gran superioridad que de otro modo no podrían haber poseído. El síndrome del rebaño.

De esta forma, sus cerebros  empiezan a conectarse emocional y biológicamente a las teorías de su particular doctrina de superioridad. Doctrina a la que ellos mismos se han suscrito con la sana intención de hacerse a sí mismos un lavado de cerebro.



Es por eso que cuando se demuestran mentiras evidentes (por ejemplo, la Corona Catalano-Aragonesa o cualquier cosa que haya salido de la boca de Sabino Arana) y defectos lógicos en sus argumentos, ni siquiera se molestan en pensar que podrían estar equivocados, y se dedican a escupir mentiras aún mayores y más ridículas, generalmente aderezadas con descalificativos -de tipo fascistoide, ya que fallan en ver que la actitud nacional-socialista/fascista es la suya, y se dedican a llamar fascista a cualquiera que no acepte sus teorías.

Y esto es debido a que si optasen por considerar siquiera los argumentos de la razón y los hechos, se verían forzados a abandonar el escudo que los protege de su propia inseguridad frente al mundo exterior (ergo, es por ello que los nacionalistas más fanáticos suelen ser charnegos, ya que están entre dos culturas y su inseguridad es aún mayor) o, más probablemente, encontraría rápidamente otra doctrina de superioridad a la que unirse.

Debido a la frágil psicología de los nacionalistas, atacar su doctrina es realmente un ataque subconsciente a su propia personalidad, ya que el hecho es que esa doctrina suya a la que se aferran como a un clavo ardiendo, es una “máscara” para ocultar y proteger a su frágil personalidad, lo que explica por qué atacar esa doctrina a menudo conlleva súbitos ataques de ira y respuestas casi dementes en lo que parecen personas normales. 

Estas actitudes van más allá de la mera interpretación histórica y arqueológica, ya que están enraizadas en lo más profundo de su psique.
Anuncios

Written by Heimlich Project

febrero 11, 2011 a 10:34 am

Publicado en Nacionalismo

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: