Manual del Buen Tirano

El creador creado: ¿criatura condenada? – 3ª parte

leave a comment »

Los viejos temas del Romanticismo negro vuelven a plantearse hoy con las nuevas tecnologías. La misma preocupación con respecto al deber de la criatura y su creador que se daba entre los seres humanos y Dios, se repite ahora entre los androides y nosotros. La creación divina pasa a ocupar el puesto de creadora, el hombre es el creador creado, aquel que conoce las ventajas y los inconvenientes de ser una creación y tiene a su vez capacidad para crear.

Las nuevas tecnologías van más allá de las tecnologías como extensión del cuerpo, haciendo referencia a la creación de nuevas realidades. No me estoy refiriendo a cyborgs -término compuesto de las palabras cibernético y organismo, criaturas compuestas de elementos orgánicos y dispositivos mecánicos- en el sentido de seres humanos con implantes mecánicos que nacieron de forma natural, sino a aquellos que son creados en el sentido de ser fabricados, desde el momento de su concepción. Estas criaturas heredan las carácterísticas de los anti-héroes del Romanticismo negro en lo que se va a denominar tecno-romanticismo; serán nuevamente seres condenados que se rebelarán y decidirán que no servirán a nadie que no sean ellos mismos. Donde mejor se va a ilustrar esto va a ser en la estética del cyberpunk.

Un buen ejemplo cyberpunk es la película de Blade Runner. Aquí los androides han sido fabricados siguiendo el mismo patrón que el de los seres humanos, concluyendo con una apariencia similar a la nuestra, por no decir idéntica, abriendo así una nueva problemática: la identidad. Esto hace que nos planteemos qué es el ser humano y que a los androides les surjan las mismas preguntas existenciales. Primero se intenta salvar el problema acudiendo al raciocinio, pues se supone que es algo característico del hombre, pero resulta que los androides tienen también capacidad para razonar y, además, son más inteligentes. Así que si lo que nos caracteriza es la razón, los androides son super-hombres y nosotros nos hemos quedado atrasados. Entonces se recurre a la capacidad para sentir, algo que, en un principio, una máquina jamás desarrollar… pero los Nexus-6 han desarrollado sentimientos y sensaciones. A diferencia de lo que ocurrió con la creación de Dios, nuestras criaturas nos han superado en todos los sentidos, y del mismo modo que ocurrió con su creación, han sido esclavizadas.

El tecno-romanticismo comienza cuando deciden rebelarse, sintiendo que no tienen el
deber de servir a sus creadores por el mero hecho de haberles creado. El resultado no distó mucho de lo que nos ocurrió a nosotros a causa de la rebelión de Eva: se les condenó a una vida de miedo siendo perseguidos bajo pena de muerte por no haberse sometido a nuestra voluntad. Pero no es la única razón por la que se rebelan. Ellos, a diferencia de nosotros, se ven reflejados en su creador, y están protestando por la mala imagen que los seres humanos tenemos de nuestra propia especie en la cual ellos se ven integrados como post-humanos. Las similitudes entre ambos son también lo que le impiden a Roy dejar morir a Deckard, quien le perseguía para matarle, sintiendo que igual que él ama la vida.

Pero el problema de la identidad se ve agravado con la bioestética, cuando se alcanza lo tecno-orgánico y ya no se puede saber dónde termina el mental y comienza la carne. Ya no es que una criatura creada por nosotros sea como nosotros o mejor que nosotros, sino que ya no hay forma posible de saber quién es y quién no es humano, tornándose irresoluble la pregunta por el significado del hombre.

El problema de la identidad no es el único problema antiguo que resurge con nuevas formas, junto con el de la potestad del creador hacia sus criaturas. Vuelve a encarnarse en nosotros una vez más el sentimiento de culpa ante el resultado de algunas creaciones como la de Frankenstein, torturándonos con el sentimiento que Dios engendró en nosotros considerándonos criaturas malditas que solamente son capaces de crear monstruos. Despertado el miedo, comienzan las injusticias, condenando de antemano a nuestras criaturas sin darles oportunidad de mostrarse como son.

Finalmente cabe destacar también el resurgimiento de la relación entre el individuo único, el genio romántico, y el Todo, la totalidad de la naturaleza que se exaltaba en el Romanticismo y que es encarnada por el ciberespacio en el tecno-romanticismo. El modo en el que accedemos al ciberespacio es abandonando nuestro cuerpo, como otrora se accedía al infinito mediante el suicidio. El cuerpo se queda y la mente se conecta a la red, metáfora del Todo gracias al tiempo real que nos permite estar en todos los lugares a la vez otorgándonos ubicuidad.

Anuncios

Written by logicasimulada

noviembre 28, 2011 a 2:34 pm

Publicado en Sociedad

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: